Nebraska, una road movie en blanco y negro


Woody y su hijo se aventuran hasta Nebraska para ir a buscar un premio

VALORACIÓN 4/5

¿Qué pasa cuando nos hacemos mayores y ya no nos valemos solos? El cine nos ha mostrado el lado bueno y el lado malo de la vejez; desde las parejas de ancianos de Amour o Elsa y Fred hasta la vis cómica de la serie Las Chicas de Oro. Pues este año los Oscar vuelven a apostar por otra historia protagonizada por gente de la tercera edad: Nebraska, proyecto de Alexander Payne protagonizado por Bruce Dern. Esta curiosa y costumbrista historia nos narra el viaje de Woody (Dern) y su hijo (Will Forte) hacia Nebraska, estado donde, según un papel que la he llegado al buzón, el anciano es el ganador de 1 millón de dólares. Padre e hijo viajarán por los Estados Unidos no sin antes rememorar viejos tiempos, acompañados por la matriarca, interpretada por June Squibb.

La película nos muestra la relación padre-hijo durante la vejez, cuando todo se complica

Nebraska es una reflexión profunda y con tintes de humor negro sobre la vejez y los problemas que aparecen con la edad; también posiciona la acción sobre el hijo, quien se ve con el deber de ayudar a su desquiciado padre. Los seriéfilos reconocerán a Bob Odenkirk (Saul Goodman en Breaking Bad) en el filme, donde interpreta al hijo-hermano periodista. Hay momentos tiernos y cómicos – brillante June Squibb en el cementerio – y también lugar para el dramatismo y la melancolía. Si además le sumamos una impresionante fotografía en blanco y negro, el viaje está más que asegurado. ¿Quién se apunta?

Panfletismo afroamericano


La película está basada en una historia real

VALORACIÓN 2/5

Hacía tiempo que quería ver la que estaba considerada “una de las películas más esperadas del 2013” El mayordomo (The Butler), dirigida por Lee Daniels, quien después de explicarnos una historia de superación con Precious se atreve con el tema de los derechos civiles en Estados Unidos.

La lucha por la igualdad de razas nos la cuenta a través del mayordomo que trabajó en la Casa Blanca desde Roosevelt hasta Reagan. Fueron décadas de cambios sociales y políticos, vistos desde dentro y a su vez desde fuera. Su condición de afroamericano ya nos la remarcan al principio: hijo de esclavos y criado en una plantación sureña, su juventud fue difícil. Forest Whitaker hace uno de los mejores papeles de su vida, y es de esperar que le caiga una nominaciónn al Oscar. 

La caracterización de los presidentes americanos parece salida de la saga Scary Movie

Es esa condición de descendiente de esclavos la que marca el argumento de la película: la lucha del protagonista para conseguir un trabajo estable y la determinación de sus hijos para ser libres. Interpretaciones a parte (magnífica Oprah Winfrey en su papel de madre coraje), la película no destaca por su originalidad ni guión. Las caracterizaciones de los presidentes norteamericanos son lamentables, si no horribles, y más propias de la saga Scary Movie que de un drama producido por los hermanos Weinstein. A destacar negativamente John Cusack como Richard Nixon (parece una parodia barata) y la que quizás es la mejor caracterización: la de Alan Rickman como Ronald Reagan.

Otro punto a favor: la brillante banda sonora, repleta de himnos a la libertad y a la igualdad de razas. Temas Soul y Funk como Function at the Junction de Shorty Long y I’ll Close My Eyes de Dinah Washington.