Nebraska, una road movie en blanco y negro


Woody y su hijo se aventuran hasta Nebraska para ir a buscar un premio

VALORACIÓN 4/5

¿Qué pasa cuando nos hacemos mayores y ya no nos valemos solos? El cine nos ha mostrado el lado bueno y el lado malo de la vejez; desde las parejas de ancianos de Amour o Elsa y Fred hasta la vis cómica de la serie Las Chicas de Oro. Pues este año los Oscar vuelven a apostar por otra historia protagonizada por gente de la tercera edad: Nebraska, proyecto de Alexander Payne protagonizado por Bruce Dern. Esta curiosa y costumbrista historia nos narra el viaje de Woody (Dern) y su hijo (Will Forte) hacia Nebraska, estado donde, según un papel que la he llegado al buzón, el anciano es el ganador de 1 millón de dólares. Padre e hijo viajarán por los Estados Unidos no sin antes rememorar viejos tiempos, acompañados por la matriarca, interpretada por June Squibb.

La película nos muestra la relación padre-hijo durante la vejez, cuando todo se complica

Nebraska es una reflexión profunda y con tintes de humor negro sobre la vejez y los problemas que aparecen con la edad; también posiciona la acción sobre el hijo, quien se ve con el deber de ayudar a su desquiciado padre. Los seriéfilos reconocerán a Bob Odenkirk (Saul Goodman en Breaking Bad) en el filme, donde interpreta al hijo-hermano periodista. Hay momentos tiernos y cómicos – brillante June Squibb en el cementerio – y también lugar para el dramatismo y la melancolía. Si además le sumamos una impresionante fotografía en blanco y negro, el viaje está más que asegurado. ¿Quién se apunta?

Anuncios