Moonrise Kingdom: le temps de l’amour


Los personajes de esta bonita historia de amor aventurero

Hay películas que las disfrutas de principio a fin; deliciosas y absorbentes, son como un caramelo. Esa sensación de alegría y alienación, tan características del cine de Wes Anderson, están muy presentes en Moonrise Kingdom, la nueva maravilla del director estadounidense. La película fue la encargada de abrir la 65 edición del Festival de Cannes, donde emocionó al público, que salió encantado de la sala.

El film se sitúa en la década de los 60 en un pequeño pueblo de Nueva Inglaterra, donde dos jóvenes se enamoran y deciden escaparse para vivir aventuras. Moonrise Kingdom está concebido como un cuento, una bella historia sobre el primer amor y las diferencias entre niños y adultos. Porque esta película no es más que una crítica al mundo de los adultos, quienes se engañan mutuamente y actúan como niños pequeños; es más, son los niños los que actúan más sensatamente que sus padres.

De estética cuidada hasta el más mínimo detalle, la película resulta un festín estético para el espectador; el cine de Wes Anderson se caracteriza, entre otros aspectos, por la detallada ambientación y decoración de los espacios. Cada accesorio está colocado en su lugar correspondiente, y la hipnótica decoración de las películas es fruto de horas y horas de estudio. Anderson hace pensar al espectador, el cual se conmueve con cada objeto que ve, ya que muchos de los accesorios usados hacen referencias a películas anteriores del genial director.

El film está protagonizado por Kara Hayward y Jared Gilman, que interpretan a los jóvenes amantes, y por rostros muy conocidos del cine actual: Bruce Willis, Edward Norton, Tilda Swinton y Bill Murray, entre otros.

Moonrise Kingdom es un viaje a nuestros mejores años, cuando éramos pequeños y no nos preocupábamos por nada. Es un viaje a la niñez, esa época maravillosa e inocente donde los sueños parecían hacerse realidad. Wes Anderson es el guía de esta bella travesía por la niñez y la pre-adolescencia, y nos descubre el primer amor, tan puro y armonioso como el agua del mar.

La banda sonora también es una delicia, en especial el tema principal de la película, Le temps de l’amour de Françoise Hardy. La banda sonora está firmada por Alexandre Desplat, y contiene éxitos de country de los años 60.

¡Quién fuera niño otra vez!

Anuncios
Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: